Mar

20

2019

La provincia de Misiones sobre todo es conocida por las famosas y las majestuosas cataratas de Iguazú, sin embargo es una provincia que esconde muchos rincones de auténtica naturaleza, ríos, saltos, plantaciones de mate, mucha selva y una gente muy muy amable. La tierra colorada, como también se la conoce, es sin duda es el lugar de Argentina donde mejor nos han recibido.

Es una de las provincias argentinas más pequeñas. Está ubicada al noreste del país y limita con Brasil y Paraguay. Os recomendamos dejaros llevar por sus rutas, sus pueblos, su gente y disfrutarla al máximo. Nosotros estuvimos disfrutándola un mes y medio.

Mapa de la provincia
La mayoría de sus rutas están asfaltadas y en buen estado.

Nuestro recorrido por Misiones

Posadas

Nuestra primera parada fue el 14 de abril de 2019 en Posadas, ciudad sobre el margen del río Paraná, que limita con la ciudad paraguaya de Encarnación.

Lo más bonito de la ciudad es su costanera, pasear por ella disfrutando de las vistas del río y de los atardeceres es un placer. El resto de la ciudad no tiene mayor atractivo a nuestro parecer, pero aún así, resulta una ciudad agradable para pasear por sus calles.

Para nosotros Posadas se ha convertido en un lugar especial por varios motivos:

Allí conocimos a Lou y Fran, una pareja que había recorrido en su Kombi desde Argentina a Alaska unos años antes y a los que seguíamos por instagram (kombiandoporamerica). Nos abrieron las puertas de su casa y de su cervecería y compartimos bonitos momentos con ellos y sus familias.

Nos hicieron nuestra primera entrevista viajera. El periódico El Territorio se interesó por nuestra historia. Si os apetece leerla aquí os dejamos el enlace https://www.elterritorio.com.ar/nota4.aspx?c=22742

También nos hicieron una pequeña entrevista para una televisión local, para el programa noticias del 6

Después de aparecer en estos medios de comunicación mucha gente se interesó por nuestro modo de vida y nos vinieron a conocer y charlar con nosotros. De ahí salieron amistades muy bonitas.

Ruta 105 y Ruta 2

Después de estar 1 semana en Posadas, tomamos rumbo por la ruta 105, atravesando San José, Apóstoles y al llegar a Azara cogimos la ruta 2 que bordea el Río Uruguay que hace frontera con Brasil. Es una ruta muy pintoresca, con muchas plantaciones de yerba mate y mucho verde que contrasta con el rojo de la tierra.

En la ruta 2 recorrimos todos sus pueblos, Concepción de la Sierra, San Javier, Puerto Panambí, Santa Rita y El Soberbio. Fuimos parando en cada uno de ellos, disfrutando del río, de ricos asados y de algunos de sus saltos, como el Salto Paca, totalmente recomendable.

Cerca de El Soberbio se encuentra el Parque Saltos del Moconá. Es un cañón de 3 kilómetros de largo, único en el mundo por sus caídas de agua paralelas a su cauce. Solamente se pueden ver cuando el nivel del agua está ideal, si es demasiado caudaloso no se ven, así que la visita no está garantizada. Informarse bien de esto en la oficina de información turística de El Soberbio. Además es una visita algo cara, en el 2019 para extranjeros, el precio era de 250 pesos la entrada al parque y 900 pesos el paseo en lancha.

Nosotros no pudimos visitarlo porque en los días que estuvimos no se veían, así que otra vez será.

Os dejamos el enlace a la web del parque donde podéis encontrar más información:

http://www.saltosdelmocona.tur.ar/informacion-saltos-del-mocona.php

Ruta 13 y ruta 14

Desde El Soberbio tomamos la ruta 13 hasta San Vicente y retrocedimos por la ruta 14 hasta Aristóbulo del Valle donde visitamos el Parque Provincial Salto Encantado.

Este parque es muy recomendable visitarlo, llegar a él es fácil y además es muy barato (nos costó 30 pesos). Lamentablemente los precios ahora han subido mucho y están cobrando 250 pesos a los extranjeros. Aún así, creemos que vale la pena visitarlo. Hay varios senderos de baja dificultad y uno un poco más largo pero en general fácil de recorrer y además puedes disfrutar de algún bañito en alguno de sus saltos, como el Salto la Olla, donde se forma una piscina natural con una increíble agua turquesa.

Después de visitar el Salto Encantado cogimos de nuevo la ruta 14 dirección norte y paramos en el pueblo Dos de Mayo donde pasamos un par de días en un parque que tienen muy bonito y tranquilo. Tiene quinchos con agua, fogones y luz. Todo un lujo y además totalmente gratis y con vigilancia.

Disfrutamos de unos días de relax, lavamos ropa, comimos ricos asados y aprovechamos la luz para cargar dispositivos y hacer gazpacho y all i oli.

Continuamos por la ruta 14 pasando por San Vicente, San Pedro hasta llegar a Bernardo de Irigoyen, ciudad que limita con Brasil. Con solo cruzar una calle ya estás en Brasil, en el pueblo Dionisio Cerqueira.

Desde Bernardo de Irigoyen tomamos la ruta 101 dirección Andresito, pero antes paramos en el pueblo de San Antonio donde nos recomendaron visitar el Salto Central. Un precioso lugar en medio de la naturaleza que disfrutamos para nosotros totalmente solos.

Para llegar al salto hay que tomar un desvío por un camino de tierra bastante estrecho y después de unos 5 kms llegas a una zona donde se puede acampar justo al lado del salto. De momento este salto también es gratis. En toda la zona de Misiones veréis indicaciones de muchísimos Saltos, algunos son gratis y otros, al estar dentro de fincas privadas, son de pago.

Después de esta bonita parada donde pasamos un par de días, continuamos dirección Comandante Andresito, disfrutando de la ruta y de la maravillosa naturaleza de la zona.

Unos kilómetros antes de llegar a Andresito, sobre la misma ruta 101, se atraviesa el Parque Provincial Urugua-i donde se pueden realizar un par de senderos por la selva. Llegamos por la tarde con la intención de visitarlo pero no había nadie. Probamos a entrar a uno de los senderos pero se escuchaban tantos ruidos que nos dio un poco de miedo entrar sin que nadie supiera que estábamos allí. Pasamos noche en la zona de camping del parque esperando que a la mañana siguiente apareciera el guarda parque pero tampoco llegó y nuestras ganas de caminar habían desaparecido así que continuamos ruta hasta Andresito.

Andresito también se convirtió en un lugar especial para nosotros. Es un pueblo no muy grande, rodeado de mucha naturaleza. Es el municipio misionero más joven. Las principales actividades económicas son el cultivo de yerba mate, la ganadería y la forestación.

Cuando llegamos nos apetecía comer un asado, así que, preguntamos a la gente del pueblo donde podíamos encontrar parrilleros (normalmente en casi todos los pueblos de Argentina los hay) y donde podíamos comprar buena carne. Así fue como llegamos a un supermercado de un español, un gallego como ellos dicen. Antes de entrar se acercó un hombre para ver si necesitamos ayuda y le explicamos lo que buscábamos y el señor muy amable nos acompañó dentro del supermercado, llamó al dueño y le dijo que nos pusiera la mejor carne. Compramos la carne y 4 cosas más para preparar nuestra comida y nuestra sorpresa llegó al pasar por caja, nos dijo la cajera que la compra estaba pagada. Victor, el señor que conocimos en la calle, lo había pagado. Son estas cosas mágicas que solo te pueden pasar en Argentina. Allí la gente es especial.

Pero la cosa no quedó así. Al salir del super, llamó a su mujer y vino con su hijo. Finalmente nos acabaron invitando a su casa. La magia de la ruta!

Pasamos un fin de semana en su casa, como si fuéramos de la familia. Victor y Mirta, nunca los olvidaremos.

Por si todo esto fuera poco, conocimos a un amigo de Mirta y Victor, Orlando, que nos invitó a pasar un día en su casa, junto al río Iguazú.

Pasamos un día genial en su finca, disfrutando de la piscina, de un paseo en quad por la selva misionera y de un paseo en moto acuática por el río Iguazú, contemplando justo en la otra orilla ya Brasil.

No nos cansaremos de decir que esta es la magia del camino, dejarse fluir, sin muchos planes y pasan cosas increíbles como este fin de semana.

Antes de abandonar Andresito, Mirta nos llevó a conocer la fábrica de yerba mate Andresito. Fue una visita muy interesante, aprendimos muchos sobre el mate. Además nos regalaron un kit con el termo, el mate, la bombilla y varias yerbas para que nos fuéramos iniciando en el mundo de tomar mate.

Abandonamos Andresito dirección a las Cataratas de Iguazú. Teníamos 2 opciones de ruta:

  • Por la 101 (70 kms por carretera de ripio que atraviesa el parque nacional)
  • O por la ruta 19 hasta Wanda y después continuar por la ruta 14 hasta Puerto Iguazú (127 kms de ruta asfaltada).

Después de consultar con los locales decidimos ir por la ruta más larga pero asfaltada porque nos dijeron que la otra estaba en muy mal estado en esa época.

Y llegamos a Puerto Iguazú, una ciudad muy turística, llena de hoteles, hostels, cabañas, restaurantes, bares y tiendas de souvenirs, sin mayor encanto que la zona del Hito Tres Fronteras, donde se juntan los ríos Iguazú y Paraná y que marcan los límites entre Argentina, Brasil y Paraguay.

Desde ahí llegar al Parque Nacional Iguazú por tu cuenta es muy fácil, son unos 25 kms por ruta asfaltada y en buen estado.

¿Qué decir de este lugar? Pues que hay que vivirlo, es una sensación única estar delante de semejante monstruo de la naturaleza.

El parque abre todos los días de 8 a 18 horas. Hay una gran zona de estacionamiento de pago. El ticket se compra en las taquillas y el precio varia dependiendo del tipo de vehículo. Para comprar la entrada al parque te piden el pasaporte, así que no os lo olvidéis.

En Marzo del 2019 nos costó 700 pesos. Los precios en Argentina cambian mucho así que probablemente ya sea más caro.

Con la entrada tienes acceso a todo esto:

  • El Centro de Atención al Visitante 
  • El traslado en el Tren Ecológico de la Selva 
  • El Sendero Verde 
  • El Paseo Superior 
  • El Paseo Inferior
  • La Garganta del Diablo 
  • El Sendero Macuco y el Salto Arrechea

Como el parque lo merece hemos hecho un post hablando de él, si os apetece verlo aquí tenéis el enlace https://www.rumbovalebon.com/parque-nacional-iguazu/

Nuestra idea, una vez visitado el Parque por el lado argentino, era pasar a Brasil y visitarlo también desde allí. Pero en Puerto Iguazú conocimos a Kari y Pablo, los chicos de CambiandoderutaKyP. Ellos habían salido a recorrer América hacía solo 4 días. Congeniamos desde el primer momento. Se dirigían a la costa de Brasil pero antes iban a hacer una parada en Ciudad del Este, Paraguay.

Nosotros también queríamos visitar Ciudad del Este, así que cruzamos a Brasil juntos, disfrutamos unos días de Foz do Iguaçu y después cruzamos a Paraguay, a Ciudad del Este. Después de estar allí unos días juntos, nos separábamos, ellos para la playa y nosotros a ver las cataratas del lado brasileño y de vuelta a Argentina. ¿Pero, que ocurrió? Pues simplemente que cambiamos de planes y nos fuimos a la costa brasileña con ellos. Era lo que nos pedía el cuerpo y como ahora somos dueños de nuestro tiempo pues cambiar de planes es algo sencillo. Así que de momento no conocemos las cataratas desde el lado brasileño. Algún día volveremos!

La Kilo y Rumbo, saliendo de Ciudad del Este rumbo a la costa Brasileña

Estuvimos un mes y medio por Brasil. El 13 de Mayo del 2019 entramos de nuevo a Argentina por la frontera de Bernando Irigoyen / Dionisio Cerqueira, dispuestos a seguir recorriendo Misiones.

Cogimos la ruta 14 y paramos en Dos de Mayo, donde estuvimos de nuevo el parque que tienen con todos los servicios gratuito. De nuevo disfrutamos de unos días de relax, comiendo asados, lavando ropa….

Desde ahí, cogimos la pintoresca ruta 7 hasta Jardín América. Está asfaltada y en muy buen estado. Atraviesa parte de el Parque Provincial Salto Encantado y muchas plantaciones de te.

Una vez llegamos a la ruta 12, nos dirigimos a San Ignacio. Esta ciudad es conocida por sus ruinas Jesuíticas Guaraníes. Nosotros no somos mucho de piedras, así que no las visitamos. Preferimos la naturaleza, así que nos fuimos al río Paraná donde pasamos unos días tranquilos disfrutando de la pesca y el relax.

Nuestro próximo destino fue Oberá. Bonita ciudad conocida por la fiesta Nacional del Inmigrante que celebran todos los años. Allí pasamos un fin de semana estupendo con Goyo, Maby y sus hijos. Los conocimos cuando estuvimos en Posadas un par de meses atrás y nos invitaron a conocer su ciudad. Una vez más, una familia argentina, nos abría las puertas de sus casas y sus corazones. Disfrutamos compartiendo tiempo con ellos, conociendo su ciudad, las termas de Oberá y probando rica comida local que nos preparó Goyo.

Y finalizamos nuestra ruta por la provincia de Misiones volviendo a Posadas, donde de nuevo, compartimos unos días con nuestro amigos Fran y Lou.

No hay comentarios

POSTS RELACIONADOS

Parque Nacional Sierra de las Quijadas

02 marzo 20,

El Parque Nacional Sierra de las Quijadas, está en la provincia de San Luis, fue ...

Las mejores playas de Uruguay

19 septiembre 19,

Después de recorrer durante 2 meses la costa de Uruguay, desde Montevideo hasta Brasil, nuestro ...

Documentación y trámites para enviar vehículo desde España a Uruguay

18 septiembre 19,

El tema de la documentación y trámites necesarios para enviar el vehículo ...

No hay comentarios

Comenta en este post:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *